¿Podemos usar toallitas desmaquillantes?

Facebook
Twitter
LinkedIn

Es verdad que son muy cómodas, y muchas veces tenemos sueño, pereza, cansancio o todas las anteriores. Son prácticos para los viajes o en lugares donde no tengamos acceso a nuestra rutina normal. Sin embargo, si estás en tu casa, es muy importante realizar un lavado adecuado de la piel en la noche para poder dejar la piel completamente limpia y que los activos que usemos en la noche penetren adecuadamente.

¿Y qué pasa con las aguas micelares? Personalmente me parecen muy buenas. Sin embargo, en pieles mixtas o con tendencia a grasa en las que frecuentemente hay imperfecciones, comedones o acné, o en aquellas personas que se maquillan, pueden no ser suficientes.

Todas hemos visto cómo cuando uno se ha aplicado protector solar, base y polvo, se puede pasar tres o cuatro pomos de algodón impregnados en agua micelar y algunas veces, siguen saliendo restos de maquillaje. Esto puede favorecer el taponamiento de los poros y la aparición de lesiones de acné.

Si tienes piel mixta, grasa o usas maquillaje, y quieres tener una piel sin imperfecciones o que los activos de tus productos penetren de una forma adecuada, debes hacer un primer paso de limpieza, ya sea con el agua micelar o un bálsamo o aceite desmaquillante, seguido de un buen gel de base agua, que, aplicado sobre la piel húmeda, frotándolo con la yema de los dedos y luego retirándolo con abundante agua. Es decir, necesitas los dos pasos: primero desmaquillar y luego lavar.

Por otro lado, hay que tener cuidado con los limpiadores en pieles secas o sensibles, porque un exceso de lavado o el uso de productos inadecuados, puede deshidratar o sensibilizar la piel.

Piel normal: elige ingredientes como péptidos, antioxidantes o factores de crecimiento, en una textura intermedia.

Piel seca: escoge ingredientes que ofrezcan una fuerte hidratación y que a la vez suavicen la piel, emolientes y oclusivos que permitan “sellar” la humedad en la piel y que esta no se evapore, como escualenos y ceramidas.

Piel mixta: escoge una loción ligera que no sea comedogénica, con humectantes como ácido hialurónico glicerina o emolientes ligeros, para mantener una piel balanceada. Un gel de agua o una crema-gel funciona bien en este tipo de piel.

Piel grasa: escoge un hidratante ligero, un suero o gel, que no deje películas oleosas o grasosas. Pueden contener ácido hialurónico y glicerina o ingredientes seborreguladores y matificantes.

Piel acnéica: escoge una textura ligera y con ingredientes seborreguladores, antibacteriales, antiinflamatorios o matificantes. Si estás en un tratamiento para el acné, busca una hidratante no comedogénica que restaure la integridad de la barrera hidrolipídica de la piel.

Piel sensible: escoge una lista corta de ingredientes y que tengan propiedades calmantes, sin fragancias y libres de compuestos que potencialmente puedan irritar la piel y que puedan preservar la función de barrera de la piel. Hay líneas especiales para este tipo de piel.

Explorar mas

Deja un comentario

Carrito de compra

REferidos!

Suscríbete a nuestra newsletter y aprovecha un 10% de descuento en tu primera compra

BEAU
UTYC
ALIA

Muchas gracias por inscribirte! Ya puedes empezar a disfrutar tu descuento. Utiliza el código
BEAUTY10

Abrir chat
1
Necesitas ayuda ?
Hola
Como podemos ayudarte ?